Con la llegada del frío, se disparan las facturas en el hogar. Una de las claves para ahorrar en invierno es gastar menos en calefacción, pero sin pasar frío. ¿Conoces algún truco para mejorar la eficiencia de tu caldera de pellets? Si no es así, no te preocupes, en este post te vamos a nombrar varios para que le puedas sacar el máximo partido.

Los mejores trucos para ahorrar con tu caldera de pellet

Por todos es conocido que los pellets son un material barato y que, contar con una caldera de pellet nos ayuda en el ahorro del hogar; pero con estos consejos vas a poder rentabilizar al máximo tu caldera de biomasa.

Hazte con una estufa que recupere el calor

Entre los diferentes tipos de calderas de pellets que hay en el mercado, la mayoría disponen de una gran capacidad de recuperación del calor y, evitar así la pérdida de energía.

eficiencia-caldera-pellet

Elige pellets de calidad

Aunque, como hemos nombrado, lo normal es comprar pellets baratos, los podrás encontrar de diferentes precios. No debes ir siempre a por el más barato ni debes dejar que te engañen. Cuanta mejor calidad tenga, mejor rendimiento conseguirás. Como ya te comentamos en anteriores posts, es sencillo elegir un pellet de calidad  que prolongue la vida de tu caldera y su eficiencia.

Elige un almacenamiento idóneo

Los pellets deben almacenarse en un lugar seco, donde no sufran por humedad o lluvia. Ten en cuenta que el pellet es serrín prensado. Si este material se moja, se hincha y vuelve a su estado antes del prensado y ya no se podrá usar.

Cuida la salida de humos

Asegúrate siempre que la salida de humos esté bien sellada; si hiciera falta, repásala una vez al año. De esta manera evitas el desparrame de energía.

Aísla bien puertas y ventanas

Ligado con el punto anterior, el aislamiento del hogar es un factor clave para contribuir al ahorro energético. Muchos estudios aseguran que en torno al 25% de los hogares tienen fugas de calor por las ventanas. Cambiando las partes necesarias o reparando su aislamiento, nos aseguramos unos años más de ahorro.

Por otro lado, los días que toca el sol, sube las persianas para aprovechar al máximo el calor natural. No descartes poner una alfombra o esterilla en la puerta de casa, se calcula que por allí se suele perder un 5% del calor del hogar.

Realiza una limpieza periódica

Acostúmbrate a vaciar sus cenizas regularmente; aunque no te lo parezca, muchas veces, una buena capa de cenizas puede actuar como aislante e impedir que el calor se propague al exterior, tal y como debería hacerlo.

Te aconsejamos también limpiar el cristal a menudo con un producto específico para ayudar también a visualizar lo qué está pasando dentro y detectar así cualquier problema en la combustión.

Estufa programable

Aunque parezca mentira, ya puedes encontrar estufas de tipo programable para tu caldera de pellets. De este modo, podrás encender la calefacción un rato antes de llegar a casa sin tener que desperdiciar energía dejando la estufa todo el día en marcha. Lo ideal sería ponerla en marcha justo una hora antes de llegar. Este tipo de estufas es ideal para familias que pasan la mayor parte del día fuera de casa.

Distancia entre muebles y grandes objetos

Si obstaculizas que el calor se reparta entre tu estancia con grandes objetos, vas a desaprovecharlo. Así que intenta tener despejada la zona alrededor de tu estufa.

Intenta mantener una temperatura constante

La temperatura ideal en un hogar es de 21º. Si en un momento dado tienes algo de frío, es preferible ponerte otra capa que subir la temperatura. Recuerda que no estamos en verano, no hace falta que vayas todo el día en manga corta. Estar subiendo y bajando no es nada recomendable si lo que pretendemos es un ahorro energético.

Por las noches, la temperatura ideal, está sobre los 16º. Para evitar todos estos cambios bruscos de temperatura, lo mejor es que utilices un termostato:

  • Termostato básico: solamente controla la temperatura en cada momento.
  • Termostato programable: con regulador de temperatura y varios programas.
  • Termostato inteligente: preparado para conectarse con el móvil y con otros dispositivos, con infinidad de funciones. Además, este tipo de termostatos memorizan tus rutinas para optimizar así el ahorro energético.

Revisa tu caldera

Es recomendable que, antes de que empiece la temporada del frío, inviertas en poner a punto la caldera y sus elementos. Esto te evitará cualquier imprevisto durante el invierno. Es totalmente indispensable que este mantenimiento sea realizado y verificado por personas cualificadas para ello.

Cierra las puertas de las habitaciones vacías

Si tienes una estancia en casa en la que no necesitas acceder, mejor déjala cerrada mientras tengas la estufa encendida. De este modo, no gastarás energía innecesaria.

Ventila la casa a la mejor hora

Tanto en verano como en invierno, es igual de importante la ventilación. Eso sí, debes saber a qué hora es mejor realizarla. Aprovecha que aún no está la caldera en máximo rendimiento para ventilar a primera hora de la mañana.

Si lo haces a mediodía o por la tarde, vas a perder el calor acumulado en casa y, al cerrar, tu caldera tendrá que volver a funcionar al máximo para volver a dejarlo todo a la temperatura que estaba. Con ventilar 15 minutos al día cada estancia, es más que suficiente.

Consejo extra

Los tonos rojos ayudan a controlar el ritmo cardíaco y a aumentar la temperatura corporal. Si en invierno optas por cojines u otra decoración con estos tonos, seguro no vas a necesitar subir la calefacción tan a menudo.

Si eres fiel a todos estos trucos, conseguirás mejorar al máximo la eficiencia de tu caldera de pellets. Además, debes saber que otra de las grandes ventajas de los pellets para una estufa es que sus humos son procedentes de un combustible 100% natural y, por lo tanto, no perjudican al medioambiente ni a las personas. También hay que tener en cuenta que este tipo de combustible es muy fácil de encontrar en cualquier ciudad.