Skip to main content

En primavera llega el momento de pensar en arreglar nuestro jardín y devolverle esa frescura perdida durante los meses de invierno. Limpiar, desbrozar y añadir nuevos elementos decorativos son algunas de las acciones que podemos llevar a cabo con esta finalidad. Las traviesas de madera pueden ser una excelente solución para crear rincones con encanto. ¿Quieres saber cómo? En este artículo encontrarás algunas pistas útiles

Tipos de Traviesas de madera para exterior

Hace un tiempo las traviesas de tren recuperadas se convirtieron en tendencia en decoración de exteriores. Sus acabados rústicos hacían de estas tablas de madera envejecida un recurso estético interesante para construir jardineras, escaleras o incluso bancadas en exterior. Lo que mucha gente desconoce es que estas vías de tren recuperadas para decoración están recubiertas de creosota, un producto altamente perjudicial para la salud y que pasó a ser un tratamiento de la madera prohibido por la Directiva 2011/71/UE. A día de hoy no se permite la comercialización de madera creosotada por su alta concentración de benzopireno, un componente altamente cancerígeno.

No obstante, actualmente se ofrecen alternativas muy interesantes para sustituir estas viejas traviesas de tren por otras sin tratamiento alguno que cumplirán la misma función.

Traviesas de Roble

Este tipo de madera es muy resistente a exteriores y  no requiere de tratamiento químico alguno para su conservación. Además, su dureza y aspecto la hace ideal como elementos decorativo en escaleras, puentes o incluso jardineras de gran tamaño

Nuestros travesaños de roble son un producto ecológico, extraído de bosques autosostenidos y sin tratamientos químicos

Traviesas de Pino

La madera de coníferas, sin embargo, sí que necesita tratamiento en exterior. Nuestras traviesas de pino cuentan con tratamiento clase de uso 4 (TR CU4) que proporciona esa alta durabilidad en exterior que necesitamos para nuestro jardín. La madera de pino cuenta con algunas ventajas respecto del roble. Una de ellas es su ligereza. La madera de pino es más sencilla de manipular y trabajar al ser más liviana aunque no por ello deja de ser resistente y una buena alternativa para decoración. Es una madera resistente y flexible que tiene gran capacidad de absorción de cualquier impregnación que le hagamos, por lo que muestra buena respuesta a cualquier tratamiento que le hagamos. Además cuenta con otra importante ventaja como es el precio.