Sobre la madera

Por qué la madera salvó Notre Dame

En abril se cumplirán tres años del incendio que destruyó la aguja y la cubierta de una de las catedrales más famosas del mundo. La espectacularidad de las imágenes del incendio y el sentimiento de nostalgia que nos invadió a todos mientras seguíamos por televisión cómo las llamas iban ganando terreno, han conseguido que a día de hoy recordemos este suceso y sigamos admirando la fortaleza con la que el edificio resistió frente al fuego, cómo no, ayudado por inestimable labor los bomberos de París.

La catedral que comenzó a construirse en el año 1163 y fue terminada en 1345, resistió las llamas de una manera que parecía inexplicable, casi milagrosa. Pero si nos interesamos un poco por conocer los materiales con los que está construida, nos daremos cuenta de que el milagro no fue divino, sino que lo obró la madera que sostiene la estructura de la Catedral. Descubramos entonces por qué la madera salvó Notre Dame.

Resistencia de la madera

En la época en la que Notre Dame fue construida, la madera era el material de construcción más utilizado. Era un elemento fácil de conseguir, barato y, como ha demostrado casi 900 años después, muy resistente. Pero demos por fin respuesta a la pregunta que a todos nos asaltó en el momento del incendio y tras comprobar la resistencia del templo: ¿por qué la madera salvó Notre Dame?

Es normal que en caso de incendio tendamos a pensar que las estructuras de madera soportarán menos el fuego. La madera propaga el fuego a mayor velocidad y se consume al entrar en contacto con él como si de una gran chimenea se tratase.

Pero igual de cierto es que este material soporta mucho mejor las temperaturas que el metal. Este último puede ser más resistente frente a las llamas ya que no se consume con tanta facilidad como la madera, pero las altas temperaturas hacen que las estructuras metálicas se doblen provocando que el edificio en cuestión pueda venirse abajo en menos tiempo. Sin  embargo, la resistencia de la madera ofrece una seguridad que ningún otro material de construcción consigue.

Cuando las llamas entran en contacto con la madera ésta comienza a consumirse, pero las partes que no lo hacen soportan aún más las altas temperaturas asegurando así que la estructura del edificio de madera se mantenga firme durante más tiempo. Dando de este modo, un mayor margen para las labores de extinción del incendio y esto fue lo que ocurrió en Notre Dame.

Impedimentos a la hora de extinguir un incendio en un edifico de madera

El principal problema a la hora de hacer frente a un incendio en un edificio, es el riesgo que se corre al atajarlo desde dentro. Siempre cabe la posibilidad de que la estructura o parte de ella se derrumbe teniendo que lamentar la pérdida de vidas humanas. Por eso, la mejor opción y la que también llevaron a cabo en Notre Dame, es la de crear corta fuegos en el tejado.

Para esto, hay que retirar las tejas y la madera que compone el techo y así dejar que el agua entre. Y es que las tejas cumplen su función de no dejar pasar el agua de la lluvia y por tanto, tampoco la de los bomberos. Por supuesto, en estas situaciones la madera continúa resistiendo al fuego pero también se interpone en las labores de extinción que se realizan desde el techo del edificio. Por este motivo es necesario retirar parte de la cubierta para poder acceder a las llamas y terminar con ellas desde lo más alto.

¿Qué madera es la más resistente frente a los incendios?

En la actualidad las maderas utilizadas en los procesos de construcción pueden ser de lo más variadas. En García Varona ofrecemos a los profesionales de la construcción maderas de Roble blanco europeo, Roble rojo europeo de planta americana, Haya, Fresno, Nogal, Castaño, Abeto, Pino Lawson y Chopo para llevar a cabo sus proyectos. Pero la gran diferencia con la madera utilizada en la construcción de Notre Dame, es que en la actualizad disponemos de aislantes, herrajes, lasures y barnices, elementos que nos permiten proteger la madera y aportar una mayor seguridad a las construcciones.

Descubrir por qué la madera salvó Notre Dame, nos ayuda a seguir demostrando que se trata de un material de lo más noble y resistente. Un material que podemos seguir utilizando en la construcción de todo tipo de estructuras y que siempre dará lo mejor de sí mismo. Además, reforzando sus cualidades innatas con los aislantes y barnices adecuados, la transformaremos en un elemento mucho más resistente e ideal para incluir en nuestras estructuras.

Nosotros apostamos cada día por la madera en todas las aplicaciones en las que puede utilizarse y te asesoramos sobre cuál es el tipo de madera que mejor se adapta a las características de tu proyecto. ¿Necesitas asesoramiento? Solo tienes que contactarnos.