Sobre la madera

Guía definitiva sobre la tarima de madera

Elegir un nuevo suelo para tu casa puede ser una tarea complicada. Existe una gran tendencia a elegir los suelos cerámicos, ya que tienen una gran tradición y un precio bastante bajo. En esta guía, vamos a mostrarte los diferentes tipos de suelos y las ventajas de la tarima de madera respecto a las variedades tradicionales. 

Tipos de suelo para casa

Los suelos de cerámica son, sin duda, los más habituales. No obstante, en general, se trata de superficies con mucha conductividad térmica que proporcionan poco confort y que ofrecen dificultades en el montaje, ya que es necesario realizar una obra para poder sustituirlas. Esto supone un coste añadido que en pocas ocasiones se tiene en cuenta. Además, en su instalación se generan escombros y una gran cantidad de desechos. 

Otra opción más moderna es el suelo vinílico, ya sea adhesivo o en lamas. Se trata de un sistema muy similar al de la tarima, pero con importantes deficiencias. Este tipo de instalaciones suelen ser bastante delicadas. El suelo adhesivo se suele despegar con facilidad cuando hay humedad o en caso de tener un soporte poco poroso.

 El caso de los suelos laminados sintéticos ya lo analizamos en un post anterior y es que presenta grandes diferencias y desventajas en relación a la madera, tanto a nivel estético como de resistencia, ya que los problemas de rotura son bastante frecuentes.  

Tipos de suelos de madera

En el mercado, puedes encontrar diferentes tipos de suelos de madera. La tarima de madera es quizá el tipo de suelo con la mayor cantidad de beneficios. A continuación, los repasaremos en profundidad para que puedas decidir sobre lo más conveniente para tu propia instalación. Lo más importante es que te permitirá disfrutar de una superficie muy cómoda y polivalente para cualquier estancia de tu casa. 

Beneficios de cambiar los suelos de casa por los de madera

Cambiar los suelos de casa puede suponer un dolor de cabeza. Si te decides a usar cualquier solución en madera, tan solo necesitarás una sierra de calar y paciencia. No es necesario eliminar el soporte antiguo ni tampoco realizar costosas reformas para su instalación. Esto repercute en un precio más barato por metro cuadrado, incluso si optamos por maderas nobles y costosas. 

Resistencia de las traviesas de madera a la intemperie

Al contrario de lo que se suele pensar, la madera puede usarse tanto en interiores como en exteriores. Los suelos de traviesas de madera están pensados para soportar las duras condiciones climáticas del exterior. Cuentan con un tratamiento especial para evitar que la humedad penetre en el interior de cada traviesa. Además, ofrecen una protección en profundidad contra la podredumbre, los hongos y los insectos xilófagos. Estos productos suelen tener un característico tono verdoso, pero pueden barnizarse sin problema para conseguir el color que más interese. 

La protección hidrófuga también está presente en las tarimas flotantes para que las puedas usar tanto en baños como en cocinas. En este caso, para garantizar un mejor acabado, es necesario sellar las juntas. De ese modo, la humedad no se acumulará entre cada lama y la duración del suelo será mayor. 

Gran resistencia a los golpes e impactos

La tarima es la solución perfecta cuando el suelo va a recibir un gran castigo. En general, casi todos los productos soportan golpes de diferente intensidad. Algo más delicadas son las rozaduras. En el mercado existe una gama diferente de homologaciones para medir la resistencia a las rozaduras. Según la clasificación que haya obtenido el suelo, se le otorga un número AC. La gama de menor calidad es la AC1, mientras que la AC6 es la gama superior. 

Para el uso doméstico, cualquier tarima flotante AC4 o superior conseguirá una vida útil de más de 20 años con una utilización normal. En los espacios comerciales, se recomienda montar una tarima AC6 para lograr una duración similar. En cualquier caso, las tarimas soportan el paso del tiempo mejor que el suelo cerámico más resistente. 

La calefacción y el suelo de madera son grandes aliados

Si tienes un suelo radiante en tu vivienda, la madera es, sin duda, tu mejor opción. Tanto si eliges un suelo natural como si optas por la variante flotante, acertarás con tu decisión. La madera es capaz de mantener durante mucho más tiempo el calor en invierno. Es un aislante de origen natural que tiene grandes propiedades para conservar la temperatura de las estancias donde se instale. Incluso si tu calefacción funciona mediante radiadores o con estufas, notarás que el suelo permanece templado en cualquier circunstancia. Ningún suelo cerámico puede igualar este comportamiento. Además, si antes de la instalación añades una capa aislante en la parte inferior, también evitarás que la humedad inferior suba hasta tu hogar. 

El ruido de los vecinos también será cosa del pasado si decides optar por una solución en madera. A diferencia del vinilo o la cerámica, este los suelos de madera absorben las ondas del sonido y no las propagan. ¿Qué pasa en una habitación vacía? Normalmente, oirás cierto eco al hablar. Sin embargo, en cuanto amueblas la estancia, toda esa incomodidad desaparece. También lograrás ese efecto con este tipo de suelos. 

Como ves, elegir la tarima de madera como solución integral para el suelo de tu hogar es una gran ventaja. En este artículo, te hemos dado algunas ideas tanto para el interior como para el exterior, pero son solo una pequeña parte de lo que la madera puede ofrecerte en tu hogar. Estamos seguros de que la sensación de pasear descalzo en invierno sin pasar frío no te dejará indiferente. No esperes más y hazte con tu suelo de madera. Tomarás la decisión acertada. 

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.